10.28.2011

Críticas en menos de 200 palabras: 'Sin compromiso'

Por fin estamos en otoño. Es un hecho. Vuelve el frío, el viento, las bufandas de la lana, el paraguas, los Ferrero Rocher a las tiendas y Sandra otra vez al blog. Siento que en cada post vivo en un eterno dejavu, siempre empezando cada tres post con la misma cantinela: "siento mi ausencia...", " no he podido escribir porque..." etc etc... Me había propuesto tomarme esto en serio, lo sé. La verdad es que ganas no me faltan, pero esta semana he estado un poquito más liada que hace unos días. ¿La razón? Vuelvo a estar de prácticas. Por lo tanto, ya no puedo dedicarle al blog tanto tiempo como quisiera (ni a ver tantas pelis, claro!). De todas maneras, intentaré organizarme para tener posts más amenudo y no como ahora que han pasado siete días. Entretanto, os comento también que mi hermano (el otro autor, Iván) seguirá haciendo su aparición estelar una vez a la semana (eso me ha dicho). Y en cuanto a mi nuevo trabajo, pues que estoy muy ilusionada. Escribo en un periódico y es la primera vez que lo hago en este soporte, es decir, en papel, muy distinto a lo que había hecho antes (tele, radio...). La prensa escrita nunca me ha llamado mucho la atención, siempre me ha gustado más las ondas, pero la verdad es que no tienen nada que ver y en los pocos días que llevo, he aprendido un montón de cosas y me gusta muchísimo. Y tras mi "siento la ausencia...", empiezo con la minicrítica.

'Sin compromiso'. Para qué complicarse con eso que llaman "relación".
A esta película sólo le pedía dos requisitos: entretenimiento y una historia de amor que acabase bien. Punto. Y eso es lo que encontramos (tampoco esperaba más), nada nuevo bajo el sol.

Emma (Natalie Portman) y Adam (Ashton Kutcher) son dos buenos amigos que se conocen desde la infancia. Ahora, aunque los dos viven en lugares separados, se vuelven a encontrar por una serie de casualidades. Adam trabaja como ayudante de realización en una serie de televisión al más puro estilo de 'Glee' y ella, hace más horas que un reloj como médico en un hospital. Mientras él lleva colgado de ella toda la vida, Emma no da tregua al amor. Así, deciden comenzar una relación sin ningún tipo de ataduras ni de sentimientos de por medio, simplemente sexo.


El tiempo pasa y la relación comienza a complicarse... Adam no puede eludir mostrar sus sentimientos y Emma no puede evitar luchar con los suyos. Es en este punto cuando es imposible mantener la relación física sin una implicación emocional. El tema no es nuevo desde luego ('Amor y otras drogas', '500 días con ella', 'Con Derecho a roce'), y la formula de la resolución de la película, tampoco. Desde este momento, la trama se desarrolla con la misma trayectoria propia de las comedias románticas: uno se enfada, "lo dejamos", "me doy cuenta que no puedo vivir sin ti" y el final feliz. No hay más.


En cuanto a los actores, Natalie Portman, cómo no, me ha encantado. La verdad es que haga lo que haga, siempre lo hace bien. En esta película, no sé si a modo de respiro, se nota que ha disfrutado, que se lo ha pasado bien y hace el tonto como quiere, muy divertida. En cambio, Ashton Kutcher no trasmite absolutamente nada, su expresividad es exactamente proporcional a la de la cama que aparece en la película. Y ni eso, creo que al mueble le cambian las sábanas de color y en la cara de Kutcher no podemos ver ni un solo atisbo de efusividad. Pese a todo, existe una gran química entre los personajes, lo que hace bastante creíble cada encuentro y que de vez en cuando se te escape alguna que otra carcajada con las tonterías que les suceden.

En resumen, 'Sin compromiso' es una comedia simplona, fácil y más o menos entretenida. La verdad es que a pesar de todo, a mí me ha gustado. La película es absolutamente prescindible a menos que se busque lo que ya mencioné al principio: una historia de amor con un bonito final feliz.

Trailer: (Pulsa leer más)



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...